En verano de 2018 leí un estudio que acababa de publicar el Advertising Specialty Institute® (ASI). En el pude ver, entre otros datos, que el 58 % de las personas conservan los objetos promocionales que reciben.

No es que yo pusiera en duda el estudio, después de algo mas de 2 décadas dedicado a este sector algo se de el. Sin embargo, el público desconoce este tipo de datos y, como consecuencia de este desconocimiento, el objeto promocional es minusvalorado frente a otros medios publicitarios.

Mientras leía este y otros resultados del estudio, recordé unas medallas con las que jugaba en casa cuando era pequeño. Pensé que era un buen momento para probar en el terreno práctico la estadística y plasmar el resultado en estas líneas.

Prueba de campo

La cosa es que todas las tardes, tras recoger a los niños del colegio, paso un rato por la casa de mis padres, con lo que no tuve que esperar para poner a prueba la estadística. He de decir que después de casi 50 años, 3 ciudades y 6 mudanzas no parecía muy probable que mis padres tan siquiera se acordasen de aquellas medallas.

– Aita, ¿Recuerdas unas medallas, como de bronce, que andaban por casa?

Se levantó del sillón, abrió un cajón del aparador, sacó algo en la mano y dijo – ¿Estas?

Medallas de bronce recibidas en Graphispack 70

Esas eran, sin duda alguna. Casi 50 años y sabía exactamente donde las tenía guardadas. La que mejor recordaba era una medalla de bronce que según me contó le entregaron a el como expositor en la feria Graphispack 70. Las medallas hicieron aflorar recuerdos en mi padre y comenzó a contarme como en aquella época, cuando yo aun no había nacido, el era gerente de la ya desaparecida empresa Técnicos del Embalaje y que se encontraban en Barcelona exponiendo en Graphispack para presentar un nuevo invento: el sobre acolchado.

El relato de aquellos recuerdos se prolongó un buen rato y me mostró otras medallas y regalos de empresa o promocionales que aun conservaba de aquella época. Algunos preciosos, como un «abrechapas» que le regalo la Sociedad Franco Española de Cables y Alambres de Bilbao, y que yo recordaba muy bien verlo en la vitrina del salón cuando era pequeño, sobre todo porque era de esas cosas que mi madre me quitaba de las manos con una reprimenda recordándome que no era un juguete: nunca imaginé que se tratase de objeto promocional. Una bandeja de acero para tarjetas de visita del Banco de Perú, que trajo mi tío Jesús Mari en uno de sus viajes, unos gemelos con forma de teléfono góndola regalo de la compañía Erikson, un juego de tres en raya en un estuche de madera obsequio de Siemens, un posavasos de la celebración del 50 aniversario de la compañía Telefónica de España, otro «abrechapas» y un cenicero de Telefónica, bolígrafos de metal de distintas compañías y épocas, mas medallas…

Fotografía del posa vasos de 1972 conmemorativo del 50 aniversario de la Compañí­a Telefónica Nacional de España
Posa vasos de 1972 conmemorando los 50 años de la Compañí­a Telefónica Nacional de España

Parece que los chicos de ASI hacen buenas estadísticas y mi padre estaba claramente en ese 58% de personas que conservan sus productos promocionales. Además, los recuerdos y vivencias que me contó durante un buen rato, me llevaron de manera inexorable a otro dato de sus estadísticas:

«Los objetos promocionales generan entre un 15% y un 50% mas de índice de recuerdo que cualquier otro medio de comunicación».

Ni lo voy a discutir.

Advertising Specialty Institute®

Si no estás en el sector el nombre de ASI no te dirá nada pero yo, que durante un tiempo desarrollé mi actividad en el sur de La Florida como dicen por allá, fui miembro de ASI y la conozco bien. ASI es la asociación mas grande de la industria de productos promocionales en Estados Unidos, engloba a fabricantes, importadores, impresores, distribuidores y revendedores de una industria que mueve casi 23.000 millones de dólares al año, y entre sus muchas actividades está la de proporcionar estudios estadísticos relacionados con el mercado del objeto promocional.

¿Conocías estos datos?

¿Qué me dices? ¿Estás en la estadística? Cuéntame cual es el objeto publicitario que conservas desde hace más tiempo, o cual fue el primero que recuerdas haber visto o recibido.